De donde proviene la chia en el peru

De donde proviene la chia en el peru

Tabla de Contenidos

Semillas de chía cobre

La chía (salvia hispánica) es una planta herbácea anual, perteneciente a la familia de las Labiadas. Crece en verano, a partir de una planta de semillero, para desarrollar un exuberante follaje verde antes de producir largas flores de color púrpura o, menos comúnmente, blanco. Estas flores se convierten en vainas para producir semillas de chía en invierno. Hoy en día, la chía se cultiva comercialmente no sólo en su país de origen, México y América Central, sino también en otros países latinoamericanos y en Australia.

Aunque la chía pueda parecer relativamente nueva, en realidad es una fuente de alimento muy antigua. Durante siglos, los pueblos nativos de México utilizaron la chía como alimento básico. En aquella época, la chía era conocida como un alimento para correr y se utilizaba para aumentar la energía y la resistencia. Se tiene constancia de que la chía se utilizaba con estos fines desde los antiguos aztecas, tarahumares y mayas. Se cree que los guerreros aztecas subsistían únicamente con semillas de chía durante las conquistas importantes. Según los historiadores jesuitas, la planta de la chía se consideraba uno de los cultivos más importantes de los aztecas, ocupando el tercer lugar después del maíz y las judías.

Planta de chía

Peg Aloi es una jardinera profesional que se ocupa de las plantas en diversos contextos, desde las recetas de cocina hasta los frutos del huerto. Su área de interés es el folclore de las plantas y las hierbas. Ha trabajado como diseñadora de jardines para viviendas públicas, casas particulares y empresas, e imparte talleres sobre diversos temas de jardinería.

La chía es una hierba anual que crece libremente en zonas cálidas, y es originaria de México y Guatemala. Su nombre es una palabra maya que significa “fuerza”, pero también deriva de una palabra azteca que significa “aceitoso”. También se conoce por su nombre botánico, que es Salvia hispanica. Miembro de la familia de las lamiáceas o de la menta, la salvia es el género más grande. Este tipo de plantas son conocidas por su crecimiento asertivo y, en algunos casos, por su propagación agresiva, como ocurre con muchas plantas de menta.

Las plantas de chía son de muy bajo cuidado una vez establecidas. Las flores de la chía se forman en espigas que se asemejan a las del trigo, en tallos que pueden crecer hasta metro y medio de altura. Las diminutas flores en forma de campana que se exhiben desde finales de la primavera hasta principios del verano son de un agradable color azul violáceo. Aunque la planta tiene cierto valor ornamental en sí misma, la verdadera estrella de la chía son sus semillas.

Cultivo de chía

La chía, o Salvia hispanica, es una planta con flores de la familia de la menta. Originaria de América Central, ha sido cultivada por los aztecas y los mayas desde la época precolombina.  En la actualidad, las semillas de chía son un elemento básico en la despensa moderna. Estas diminutas semillas han acaparado la atención de la industria de la salud y el bienestar gracias a su perfil de nutrientes superpotentes.

Además de su alto contenido en fibra, las semillas de chía son una excelente fuente de proteínas, vitaminas, minerales, antioxidantes y grasas saludables. Los ácidos grasos omega-3 son el punto de partida para regular la formación de coágulos y la inflamación, así como para mantener la salud del corazón, el cerebro, los riñones y la piel.

Los ácidos grasos omega-3 se denominan grasas esenciales porque no son producidos por el cuerpo, sino que se derivan de alimentos como el pescado. Las semillas de chía son uno de los muchos superalimentos que contienen ácidos grasos omega-3, y son especialmente beneficiosas para quienes siguen dietas veganas o vegetarianas.  Fotografía: Libby SaylorHaga que la chía forme parte de su dieta Las semillas de chía tienen poco o ningún sabor, por lo que pueden incorporarse fácilmente a una variedad de comidas y absorber sus sabores. Una cucharada puede añadirse fácilmente a la granola, a los batidos, a la masa de tortitas y gofres, y a la masa de pan para obtener una fuente adicional de proteínas. Se pueden espolvorear sobre una tostada, un bol de fruta o una papilla de avena, o añadirlas al aliño de su ensalada favorita para darle un poco de textura. Cuando se ponen en remojo, las semillas de chía absorben el líquido en el que se encuentran y se vuelven blandas como la tapioca, lo que las hace excelentes para hacer pudines y mermeladas caseras. La harina de semillas de chía es también una gran alternativa para los que no tienen gluten.

¿De dónde provienen las semillas de chía?

Las semillas de chía, un producto de Sudamérica, tienen más fibra dietética que la mayoría de las verduras y frutas. La fibra dietética insoluble de las semillas de chía puede estimular el movimiento intestinal, lo que favorece la excreción de residuos y toxinas internas.

La fibra dietética soluble ayuda a disminuir el nivel total de triglicéridos y el nivel de colesterol malo en la sangre, así como a aumentar el nivel de colesterol bueno. Además, las semillas de chía son abundantes en ácidos grasos insaturados, entre los que destaca el ácido graso omega-3. El ácido graso omega-3 es importante para mantener una buena memoria y la elasticidad de los vasos sanguíneos.